He ido a ver Insidious. Aparte de la jartá de reír que me he pegado (¡maldita Scary Movie!), he estado más de media película -concretamente en algunas partes más que previsibles y aburridas, y ya no hablo del tedioso comienzo- imaginando formas eficaces de deshacerse de esos fantasmas que tanto gustan en el cine japo, koreano y usense (de USA)…

Porque todos los fantasmas del mundo del celuloide tienen muchas similitudes en común. Los tópicos reinantes en las pelis de miedo ("de sustos") se repiten hasta la saciedad y luego otra vez de propina, así que, de una vez por todas, creo que sería fácil erradicar los malos espíritus -y excluyo de aquí los fantasmas de Ghost Whisperer ("Entre fantasmas"), que son más charlatanes que una cotorra y acaban todos en el mismo sitio gracias a la tet… a la solidaria Jennifer Love-Hewitt en su papel de Melinda- de nuestra casa. Aunque con este ejemplar de exorcizadora-médium, me extraña que no abunden más los fantasmas macho:

¿¡Lo hará, no lo hará…!? ¡¡¡Hype, hype, hype!!!

Antes de empezar, quiero decir que, en realidad, los fantasmas son los buenos y nosotros los malos. Porque, a ver, ¿qué tiene de malo un fantasma que se parte de risa, o que corretea por su casa tan tranquilamente hasta que llega la típica familia norteamericana a instalarse con todo el morro a su morada? Porque hay fantasmas de niños, que se lo pasan bomba; de ancianos que bailan (esto es verídico, en la propia Insidious pasa con un gramófono); de ancian@s cuyos cuerpos físicos murieron en la casa y que no hacen más que pasar el rato sin moleatar a nadie… ¿Por qué tenemos que ir a joderles nosotros a su casa? Es normal que se quieran vengar de nosotros o poseernos… En Texas sería legal que nos mataran a escopetazo limpio.

1 fantasma + 1 vela + 1 fregona en el pelo = flequillo quemado

Pero vayamos directamente al asunto. Imaginamos que somos una familia aburrida que se compra una casa nueva. Resulta que tiene fantasmas… Podemos intentar negociar con ellos:

…aunque no siempre querremos, porque nuestra intención será okupar su casa y deshacernos de ellos. En ese caso…

 

¿Qué hacer en caso de fantasmas?

Pasos previos:

A) Primero de todo: NO te compres una casa maldita o encantada. Eso es básico. Porque, macho, si ves una casa tétrica, medio cayéndose, con cementerio adyacente y toda la pinta de estar embrujada… tío, NO LA COMPRES:

NO la compres

B) Cómprate una casa que no esté hecha de madera. Porque la madera cruje un montonaco, y de noche tu casa parecerá un barco, con sus sonidos de maderas dilatándose y contrayéndose, moviéndose y venga a hacer ruidos. Así, es normal que te entre el cague por la noche. Aparte, con lo que les gustan a los fantasmas las velas, las chimeneas y demás, corres serio peligro en caso de incendio.

C) Si vives en USA, tienes mucha pasta, una mujer caprichosa y un par de críos pequeños, no te compres la dichosa casa barroca o del siglo XVIII (ver imagen anterior) con dos pisos, sótano y altillo con bombilla fundida de serie. Vete a un adosado o a un bungalow. Porque lo primero que pasará es que tu mujer te dirá que "Hay algo raro en esta casa" y tus niños se harán amiguetes de los fantasmas que haya en la casa antes de que te des cuenta.

D) Si puedes optar entre una casa con su piscina climatizada, su jardincito, su cristalera gigante, su instalación automatizada… vamos, si puedes elegir entre una casa del siglo XXI o una casa del siglo XVIII… en serio, ¿quién ha visto alguna vez que esté encantada una casa como ésta?:

¿Encantada? No lo parece…

Descontando una:

Si la casa moderna te hace esto… puedes ir directamente a los dos últimos consejos

 

Si, por una casualidad de la vida, resulta que te has comprado la dichosa casa del siglo XVIII y está encantada, es muy probable que venga con "regalo" en forma de fantasma/s:

"Según él, me lo dijo cinco o seis veces"

Pero vamos a ofrecerte unos cuantos alivios sintomáticos mientras averiguas dónde está el cementerio indio o en qué habitación murió el antiguo propietario. No solucionaremos las cosas, pero nos haremos la vida más llevadera, hasta que llegue el cura default o la mujer pequeña arrugada de turno para exorcizar la casa de un posible poster guei o de carolains.

 

Síntomas y soluciones ante una casa encantada:

1. Notamos presencias en todas partes. Solución: ponernos una gorra con retrovisor. ¿No aparecen siempre por la espalda? Así cubrimos 360 grados de visión y nos ahorramos los sustos.

¡¡¡AAAAAMIGO, que te he visto!!!

2. Pasos por la casa, y siempre en el piso de arriba. Solución: cómprate una casa de una planta. Si ya tienes la casa y es de dos o más plantas, encera el suelo o pon moqueta. Con el primer remedio, los fantasmas se pegarán de cada hostia contra el suelo que no volverán a caminar escandalosamente (podrían optar por patinar, eso es más silencioso, y divertido). Con la moqueta te ahorras los plom… plom… plom… y, al menos, no dan el coñazo.

3. Fantasmas que salen en las fotos. Solución: cómprate una cámara que tenga seguimiento de objetos (digital) y, por dios, tira esa máquina de instantáneas Polaroid que encontraste en el desván. Así te aseguras que enfoca lo que quieres. Ojo, no subas tus fantasmas al Tuenti o al Facebook, que nos conocemos.

NO

4. Ves personas por fuera de la ventana, aun estando en un segundo piso. Ésta es fácil: si no era Gasol, cierra la persiana. Y si el fantasma asoma por otra, repite el proceso.

5. Estando dormido, oirás a tu mujer que te dirá: "¡Cariño, despierta, he visto algo!". Tú murmurarás, medio sopa: "¿Qué has visto?" (ahorrándote el "vieja loca") y ella te contestará: "He visto a un hombre". La solución es fácil: dale un somnífero potente antes de irte a sobar (pero tras el correspondiente sexo).

6. Si tienes niños, concretamente entre 6 y 10 años, son un puto imán para los fantasmas. Solución: que duerman en la otra punta de casa, bien lejos. O eso, o les insonorizas la habitación. O le das media pasti del somnífero de mami…

7. Golpes como de nudillos en puertas, ventanas y puertas de armarios. Hmmm… ésta es más difícil. Lo suyo sería acolchar todo tipo de puertas. Es más costoso, pero ¿y lo que ganas en silencio?

En nuestra habitación no hay fantasmas

8. Objetos que se mueven solos: ponles superglú y a ver qué fantasma tiene huevos a moverlos. Eso sí, no pegues los vasos, o te tocará beber como los perros.

9. Hablando de perros. Es esencial que tu perro, si tienes, tenga bozal, y bien grande. Porque se pasará todas las noches ladrando, fijo. Los gatos hacen su bufido y se van, pero los perros tienen tendencia a ladrar y ladrar. Y no tienen botón de MUTE.

10. La localización de las fuentes de luz. ¿Por qué en todas las casas encantadas está siempre a oscuras? Joder, pon una lámpara decente que ilumine más allá de un metro y medio, que no estás en CSI, y con esas linternitas esmirriás no se ve un pijo.

En USA no pagan ni 10$ al mes de electricidad

11. Porque, además, son linternitas que no iluminan ni a su puta madre. ¿Dónde venden esos focos halógenos de mano que alumbran como dios manda? ¿Cuánto cuesta ir a una ferretería y comprar un buen pedazo de linterna que deje ciegos a esos fantasmas tocacojones? Porque me dicen que en mi casa hay fantasmas, y no me voy a dormir si no tengo dos de éstas en mi mesita de noche:

2.500.000 candelas

12. Porque otra cosa no, que se ve que las pilas para linterna van baratas, pero es que las velas las regalan. En toda casa encantada que se precie las hay. Y cuantas más hay, menos se ve. Misteriosamente, no alumbran ni a la cara del que la lleva. ¿Cómo es posible eso? ¿Por qué las paredes no reflejan la luz? Yo reclamaría al fabricante de pintura. En el anuncio ponía "casa luminosa"… y un cuerno.

13. Cierra todas las puertas con llave. Los fantasmas de niños tienden a corretear como estúpidos por toda la santa casa y van de habitación en habitación. Si son tan "reales" como para pisar el suelo y hacer ruido, lo serán para no poder traspasar una puerta. Al menos, que correteen en una habitación y no molesten.

14. Cómprate aparatos de música modernos. El gramófono ese tan decorativo es muy fácil de usar; pero piensa que seguro que un fantasma del siglo pasado no tiene ni puta idea de encender un MP3 y no te dará el coñazo con la música rayante que se ponen a veces. Además, no llevan un altavoz que pueda despertarte…

15. Si tus cajones se abren y se cierran constantemente, los armarios están siempre abiertos y eso te jode mucho porque no paras de cerrarlos, ponles un muelle. Así, aunque los fantasmas abran los cajones, se cerrarán solos y no tendrás que ir detrás cerrándolos. Que se lo pasen bomba si quieren.

16. ¿Tienes miedo de que los fantasmas te encierren en una habitación y no puedas salir? No pongas pomos en las puertas. Cámbialos por placas planas o ten puertas del tipo saloon, de ésas que no tienen cerradura ni picaporte, que se empujan con la mano, y no se pueden cerrar. Te ahorrarás que los fantasmas te atranquen las puertas.

Atranca eso, chulo

17. Pon una tira de cinta aislante en la parte baja de las puertas. Para que no entre luz por la rendija inferior (o, si eres más mañoso, ponle una marquesina o un rodapié bonito de madera). Así, no tendrás que preocuparte de ver pies a contraluz por la dichosa rendija.

18. Desconecta el teléfono por las noches. El fijo, claro. Se ve que en su dimensión las llamadas a fijos son gratuitas y no paran de tocarte las narices llamándote al fijo de la casa. Y si sigue sonando, ábrelo y quita el altavoz. Y si siguiera sonando, tíralo por la ventana, joder.

19. Si notas que el fantasma intenta atacar a tus niños, déjale hacer, ya harás más.

20. Si el fantasma de marras es de los que brillan de noche, ponte antifaz para dormir. Y si es de los que te llama en voz lúgubre, ponte tapones.

¿Tiene pinta de vivir en una casa embrujada?

21. Si el fantasma es de los que se dedica a dejar mensajitos por las paredes, no las repintes. Te ahorrarás tener que volverlas a pintar si el fantasma es más cabezota que tú. Que suele serlo. No tiene otra faena.

22. A los fantasmas les encanta, de verdad, abrir y cerrar las puertas. Tienen esa mala costumbre. Y siempre aciertan con las que tienen bisagras que chirrían. Hay una solución muy fácil: ponles lubricante 3 en 1. O eso, o cómpralas correderas. A las malas, compra topes.

23. Y también disfrutan como cabrones dando portazos a todas horas. Solución: si no optaste por las correderas, un muelle antiportazos. Como los que hay en los maleteros de los coches, por ejemplo, que van con aire.

24. ¿Y contra los fantasmas armados? Hay una solución, cara pero eficaz. Instálate un electroimán en el techo. Bien grande. Cuando veas que un fantasma te va a atacar con un hacha, lo conectas, y… BZZZZZZ ¡¡¡CLONK!!! El hacha/cuchillo/loquesea se pega al techo y el fantasma se jode.

25. A los fantasmas les chiflan las escaleras. Les falta tiempo para esperarte en la parte de arriba cuando vas a subir. Solución: la casa de una planta. O ponte ascensor.

26. También les chiflan las luces, entiéndase como "luces" las bombillas de la lámpara, del techo… éste es el consejo más importante que te daré hoy: si hay algún fantasma de los que están todo el santo día fundiendo bombillas… pon LEDS, a ver si tiene cojones a reventarlos.

 

Y esto es todo lo que puedo aconsejaros por hoy.

Esperamos que con todos estos consejos podáis llevar una vida tranquila y sin sobresaltos. O a las malas, piensa en hacerte tu propia kelly.

Y si todo lo anterior no funciona… como último remedio, llámanos:

Mostrar »